¿Cómo denunciar clínicas dentales? - Justicia Dental

¿Cómo denunciar clínicas dentales?

¿Cómo denunciar clínicas dentales?

Denunciar clínicas dentales es un tema muy nombrado en los últimos años, esto se debe a la mala praxis dental realizada por muchas franquicias conocidas. El número de afectados es muy elevado y lo que deben hacer desde un primer momento es defender sus derechos como consumidores.

Una vez que se detecta un mal tratamiento por parte de una clínica dental, lo primero que se debe realizar es una reclamación extrajudicial ante el establecimiento o ante la sede central de la empresa. En esa reclamación por mala praxis es necesario aportar toda la documentación sobre la lesión causada, los datos del paciente, del dentista…, así como las exigencias por el daño ocasionado. Mediante esta medida se pretende conseguir un acuerdo entre el afectado y la clínica para no tener que llegar a la vía judicial.

Denunciar clínicas dentales

 

Una vez presentada ante el responsable de la clínica dental la reclamación, se debe esperar a su respuesta. Tras un período de tiempo si no se recibe respuesta alguna o si se ha desestimado esa reclamación sin justificación, la única vía es denunciar al establecimiento dental.

Se trataría de un procedimiento civil en el que sería necesario un informe elaborado por un perito especializado en derecho dental. Será el encargado de evaluar el caso y el que determinará si e dentista cometió mala praxis siendo responsabilidad o no de la clínica. Este informe es crucial para la decisión que tome el juez, pues recoge un punto de vista objetivo sobre la supuesta negligencia cometida.

Si se pudiera imputar la responsabilidad de dicha negligencia, la vía que se tendría que seguir sería la penal, siendo reservada exclusivamente para una acción grave que el denunciante pueda reprochar mediante la vía penal. En el caso de que el demandante no pueda acreditar la negligencia, la demanda no prosperaría.

Sea cual sea su decisión para denunciar clínicas dentales, es necesario dejarse asesorar por un equipo de abogados expertos en negligencias dentales, como es el caso de Justicia Dental. Te asesorarán en todo momento tanto si se trata de una reclamación extrajudicial como judicial, en el caso de seguir la vía penal o civil, valorarán todas las posibilidades y si simplemente es necesaria una querella, se debe denunciar directamente o incluso se deben realizar ambas acciones.

Defiende tus derechos como consumidor por haber sido dañados por cualquier clínica dental, consiguiendo la reparación de tu tratamiento o una indemnización por daños y perjuicios.

3 Comments

  • by Miguel Posted 24 mayo, 2017 7:21 pm

    Si notas un fraude y aún no han terminado el último matiz según ellos!
    Puedo yo llevar un especialista para valorar delante de ellos en la clínica?

  • by Miguel Posted 24 mayo, 2017 7:26 pm

    Sin tomarme molde con resina caliente desde mi envía de abajo ni probar la estructura de titanio me colocaron una híbrida después de como diez pruebas pero de impresión con especie de silicona que endurece muy rápido. Y no encaja solo atornillan muy mal pero me hablan cosas que no entiendo y me hacen autoconvencerme, me colocaron según ellos definitiva y tuve que llamar me dolía los implantes como si tuviese tensión y no podía comer nada de nada. Resultado la han mandado para retocar, pero estoy seguro 100% que me están poniendo algo ya echo para ahorrarse lo más costoso
    Si me aconsejan les agradecería

  • by Gertrudis Posted 28 julio, 2017 9:35 am

    Yo os puedo contar un poco mi experiencia y conclusiones que he sacado tras volverme loco con una averia muy seria que me hicieron. Lo primero que tenéis que tener en cuenta es que en el momento que pones tu salud en manos de un dentista lo haces sin red. Si os hace una pirula estáis jodidos. Os la coméis y punto. Que nadie se haga pajas mentales con la idea de que puede demandarles. Para eso habría que pasar por un peritaje que viene a costar entre mil quinientos y dos mil euros. Seguidamente tendréis que buscaros un abogado. Hablaríamos de unos seis mil euros para empezar. Después existe el problema de perder el juicio. Esto no estoy muy seguro, pero creo que en caso de que lo perdáis, el juez os podría hacer pagar las costas y (no estoy seguro) creo que pueden andar por encima de los diez mil euros. Como veis es inaceptable.
    Si alguien cree que poniendo una queja o reclamación al colegio de dentistas soluciona algo, va listo (a no ser que la reclamación sea de una franquicia, que entonces sí que se interesan). El colegio se mantiene con las cuotas de los dentistas, incluida la del que reclamas. ¿Está claro?
    Un dentista te va a vender lo que sabe hacer. Y dentro de lo que sabe hacer, te va a vender lo que sea más caro. Es decir, y sirva como ejemplo, si te falta un diente y sabe hacer implantes, te venderá un implante como la mejor solución posible. Si no sabe hacerlo, pero sabe hacer puentes, te venderá un puente como lo más adecuado a tu situación. Y si no sabe hacer un puente, te dirá que lo mejor es un postizo porque las técnicas avanzan mucho y es mejor esperar. Quiero decir que te venderá lo que más le interese y convenga a él y no lo que sea mejor para ti.
    Un dentista es un médico. Un médico con un negocio que levantar y mantener (lo más habitual). Un negocio que permitirá a su familia vivir muy bien. Por lo que su objetivo es hacerlo rentable a cualquier precio, y eso no se hace dejando pasar oportunidades de ganar dinero.
    Un dentista no monta su negocio para que tú sonrías. Lo monta para sonreír el al mirar su cuenta de resultados.
    Un dentista cuando empieza su negocio es como un jabalí herido. Más te vale no estar cerca.
    Un dentista es dentista por vocación. Desde pequeñito ha soñado con vivir entre dentaduras postizas, babas y viejos sin dientes.
    Un dentista trabaja con total eficacia. Si algo sale mal, es que no se podía hacer mejor. Ni sueñes que va a rehacer un trabajo sin cobrar simplemente por la tontería de que lo haya hecho mal.
    Un dentista se preocupa de tu salud bucodental. Es un profesional. A un dentista le gusta que acudas a su consulta un par de veces al año y que tengas todo perfecto. Y tú vas y te lo crees.
    Un dentista se felicita de lo bien que te ha dejado un trabajo, aunque te haya descojonado otra zona de la boca para hacerlo. Ya te hará un presupuesto para arreglártela.
    Un dentista es caro. Aunque las universidades sean públicas, aunque los precios de los materiales son muy asequibles (que no os engañen que es así) y, aunque, no se responsabilicen de ningún error que les genere gasto extra, un dentista debe ser caro si quiere ser bueno. Para eso es dentista.
    Un dentista es una persona amable, empática, cordial y simpática. No siente vergüenza en decir lo que haya que decir a los pacientes y lo hace abiertamente. Un dentista es un profesional sin vergüenza.
    Un dentista nunca se pringara en firmar algo que comprometa a algún colega, pero no tiene ningún problema, mientras hurga en tus dientes, en criticar en “petit comite” cosas que ha odio por ahí sobre malas prácticas de otros. Con eso te demuestra que él es claramente diferente a los demás.
    Un dentista cuidara de tu salud bucodental hasta que te deje sin dientes. Luego trabajara con tu hueso.
    En conclusión, lo más inteligente es andar con pies de plomo con los dentistas y procurar ir únicamente lo estrictamente necesario. Recuerda que solo eres carnaza para su negocio y que luego no hay Control+Z posible. Al final del día, el contara tu dinero y tú no podrás dormir por su chapuza.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

C/ Gran Vía 69 Planta 6ª

28013 Madrid

Teléfono: 91 193 00 00

X

DEFIENDE TUS DERECHOS. CONSULTA TU CASO SIN COMPROMISO. LLEVAMOS CASOS EN TODA ESPAÑA.