Estafas clínicas dentales

Estafas odontológicas

El paciente odontológico, como consumidor y ciudadano que es, tiene derecho a ser tratado con lealtad y honradez por el dentista. Sin embargo, en los últimos años se han multiplicado los casos de empresarios sin escrúpulos que tratan de aprovecharse de la gente corriente. Afortunadamente, nuestro despacho no sólo cuenta con especialistas en derecho sanitario, sino también en protección de los consumidores y derecho concursal, con amplia formación financiera.

Los medios más habituales de estafas en odontología son los siguientes:

Falso diagnóstico

A veces llamado sobrediagnóstico, se produce cuando maliciosamente o, al menos temerariamente por no estar seguro, el dentista diagnostica una enfermedad bucal inexistente o prescribe un acto innecesario, es la llamada estafas dentista. Puede exigir una prueba superflua para facturarla adicionalmente, tratar más caries de las que tienes realmente o decidir la extracción de todos los dientes para colocar implantes cuando existían alternativas menos agresivas.

Desprotección de los consumidores

Como todo profesional, el dentista debe respetar las leyes que protegen a los consumidores y usuarios. No debe hacer publicidad engañosa, ni redactar los contratos de forma oscura, incluir cláusulas abusivas u obligarte a celebrar préstamos usurarios.

Cierres y quiebras

Ya sea premeditadamente o por una gestión descuidada, cada vez son más las clínicas que cierran o los dentistas que se mudan sin avisar, dejando a los pacientes con los tratamientos sin terminar y, muchas veces, con financieras que reclaman el pago de un préstamo firmado para pagar la intervención. En todos estos casos, una cuidada estrategia puede permitir recuperar tu dinero o terminar el tratamiento. Este es una típica estafa clínica dental.